La mano de Dios!!!

Si hay algo en que creo ciegamente, es que la mano de Dios, siempre ha guiado nuestros pasos.

Desde que comenzamos este camino de ser padres, pasando por los diferentes eventos de Juan Pablo, (hospitalizaciones, terapias, cirugía, etc.) y posteriormente el diagnóstico y tratamiento de Juan Carlos, hemos sentido que Dios nos ha acompañado y dado fortaleza para salir adelante, confiando en que siempre todo estará bien.

Y así ha sido siempre: el dejarnos guiar, confiar en el infinito poder de Dios, nos ha llevado por el camino y hacia las personas correctas. Ya te he mencionado que nunca pregunté por qué a mí, pero tampoco pregunté por qué  mi hijo. Simplemente confíe y pedí guía divina y siempre la pido, cuando no estoy segura de que hacer o a donde ir, pido a Dios me muestre que debo hacer.

Cuando Juan Pablo estuvo en terapia intensiva por la neumonía, yo solo pedía a Dios me indicara cuál era la misión de mi hijo y cómo podía hacer para ayudarlo a cumplirla. Y recibí respuesta.

A veces nos cuesta creer. La mayoría de los seres humanos preferimos adoptar la posición de víctimas y pensar que el mundo está en contra nuestra, o peor aún, que lo que estamos viviendo es castigo de Dios. Pues te digo algo, yo no creo en ese Dios castigador, yo creo en un Padre Amoroso, bondadoso y protector de sus hijos.

Este post no es con fines religiosos; no hablo de una religión específica. Hablo del ser Todopoderoso que creo todo lo que existe, y que no es exclusivo de ninguna religión. Hablo de ese ser al que siempre podemos recurrir, elevando una oración o simplemente en una conversación directa con Él.

Si sientes que la condición de tu hijo te agobia, que no sabes que hacer para ayudarlo; si aún continúas en la etapa del duelo, llorando y haciendo preguntas a las cuales no consigues respuestas, hoy te recomiendo que hagas una pausa entre tanto dolor y converses con Dios, Jehová, Yaveh o como tú lo conozcas. Conversa con Él, en una forma humilde y pídele que te aclare y despeje tus dudas, que te indique el camino, que te diga por qué  tu hijo nació, o sufrió ese accidente que le produjo esa condición.

No sólo te aseguro, que sentirás cómo una paz inmensa se apodera de ti, sino que poco a poco, cada una de tus preguntas o dudas serán disipadas. Entenderás que todo tiene un propósito, y verás que todo empezará a fluir de una forma positiva.

Así que la próxima vez que sientas que no puedes con algo, toma una pausa y pide guía divina.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close